Asesorías e innovación en género

La Morada ha desarrollado una línea de innovación y asesorías en género, orientada al acompañamiento de procesos institucionales que responden a las exigencias contemporáneas en el mundo sindical, universitario, empresarial, cultural y de las comunicaciones.

El mundo sindical y laboral de las mujeres

La actividad laboral de las mujeres está anudada, muchas veces, a brechas salariales (sueldos más bajos), mayor inestabilidad, mayor desempleo y menor valoración social. Al mismo tiempo, sus jornadas extensas e intensas implican la asunción de labores domésticas y de cuidado. Es así que se entrelazan el salario, el tiempo, la valoración y la estabilidad para configurar un realidad desventajosa para las mujeres.  Además, en prácticamente todos los sectores laborales, incluyendo los más feminizados, la proporción de mujeres en cargos de poder disminuye: es el fenómeno que se ha denominado como “techo de cristal”. Numerosas investigaciones muestran que los pilares que  lo sustentan  se encuentran en la cultura organizacional, en la que persisten creencias sociales estereotipadas sobre los géneros y, además, en las responsabilidades familiares asumidas mayoritariamente por las mujeres.  

Asimismo, diversos tratados internacionales suscritos por los Estados -entre los cuales está la Convención sobre todas las formas de discriminación contra la mujeres de Naciones Unidas, la Plataforma de Beijing y los Objetivos de Desarrollo Sostenible y su Agenda 2030, entreo otros- plantean la incorporación de las mujeres en condiciones de igualdad como una condición indispensable para el desarrollo.

Educación, cultura y comunicaciones

El mundo universitario y cultural se ha visto removido, especialmente durante el último año, por la visbilización de situaciones de acoso y abuso que afectan especialmente a las mujeres que participan de diversas instancias: estudiantes, actrices, periodistas, se han sumado a la denuncia de la violencia de género que inunda el mundo privado tanto como el espacio institucional y el de la industria audiovisual. Este movimiento ha puesto de relieve una doble necesidad: la de generar mecanismos institucionales para la visibilización, regulación y acompañamiento de las víctimas, pero también el desafío de potenciar los recursos para la instalación de prácticas de convivencia inclusivas, paritarias y no sexistas.

Las intervenciones específicas que La Morada ofrece están orientadas a la transformación de la cultura organizacional a través de procesos de aprendizaje que valoren, visibilicen y empoderen a las mujeres. Han sido concebidos para la participación de los distintos sectores e integrantes de la organización, partiendo siempre del diagnóstico y la propuesta de planes específicos adecuados a cada situación.

  1. Talleres de formación:
    1. Talleres de formación en género;
    2. El sentido de incorporar la dimensión de género a la organización.
    3. Conciliación de la vida laboral, personal y familiar.
  1. Diagnósticos de género:

Proporcionan información sobre las condiciones de género en los distintos niveles de la cultura y practicas organizacionales, identificando tensiones y recursos para el potenciammiento de conductas proactivas.

  1. Planes de Acción:

Contemplan la elaboración de una estrategia y un plan  de acción con medidas de corto y mediano plazo, evaluable en el tiempo. Se asocian a la generación de instancias específicas en la organización.

  1. Escuelas de liderazgo:

Orientadas al fortalecimiento del liderazgo de las mujeres en distintas organizaciones, de acuerdo a las características particulares y a la definición de necesidades específicas.

  1. Coaching y género:

Procesos de acompañamiento para la definición, construcción y desarrollo de planes individuales y colectivos ligados al bienestar laboral, organizacional y personal. Operan desde una perspectiva de género, comprendiendo que la vida privada y pública de las mujeres está sometida a condiciones particulares que requieren, en consecuencia, de herramientas también particulares para abordar non sólo las brechas objetivas y estructurales sino también las subjetivas.

  1. Acoso sexual: Procesos de acompañamiento institucional

Estos procesos contemplan levantamiento de información diagóstica, acompañamiento en la elaboración de protocolos y otras medidas de gestión asociadas, generación de planes de mediano y largo plazo, proposición y/o implementación de medidas de reparación, prevención y educación.

  1. Autocuidado

Los planes de autocuidado están dirigidos a organizaciones, grupos e instancias que trabajan en contextos de alta exigencia y/o con poblaciones particularmente vulnerables: violencia, infancia, etc. Contemplan actividades de acompañamiento y formación para la generación de mecanismos de análisis y protección que puedan ser sustantables en el tiempo. Asimismo, pueden responder a contextos específicos de crisis definidos por la propia institución.

Copy link
Powered by Social Snap